fbpx

Hola, ¿qué tal estás?

Hoy quiero hablarte sobre un tema que está muy presente en nuestras vidas aunque no nos demos cuenta: la zona de confort.

La zona de confort es un concepto que tenemos todos aunque cada uno con su propia versión. Se refiere a un estado mental en el cual nos sentimos cómodos pero no podemos estar siempre así porque nos quedamos estancados. La solución es dar pasos pequeños para que no sea todo de golpe y nos trastorne, pero que podamos ir avanzando.

Se dice, que la zona de confort, la empezamos a sentir cuando vamos creciendo ya que nos niños están mucho más acostumbrados a cambios y a probar cosa nuevas, pero… ¿qué es exactamente esa zona?

¿Qué es la zona de confort?

La zona de confort es un conjunto de hábitos donde nos sentimos cómodos. Se va formando a medida que van pasando los años y la mayoría de veces es un proceso que se hace inconscientemente.

Todos estamos atrapados en esta zona, pero a diferente escala. Las personas más atrapadas, se niegan a las nuevas oportunidades o pequeños riesgos, ya que, cómo es algo nuevo, piensan que no lo van a poder controlar y les crea miedo y rechazo.

La zona de confort puede estar en diferentes ámbitos de nuestra vida, o en todos ellos.

En el personal

La mujer que no se quiere adaptar a los nuevos cambios, tiene miedo a no verse bien o no sentirse bien con ella misma. Por ejemplo, el cambio de corte de pelo, la manera de vestirse, de pintarse o incluso la manera de pensar.

Está claro que cada mujer tiene una manera de ser y de pensar, pero normalmente ésto va cambiando porque el conjunto de nuestro ser lo va haciendo. Esto ocurre porque vamos avanzando y no nos quedamos estancadas. Pero seguro que alguna vez has sentido miedo o inseguridad de hacer algún cambio en tu vida de los que te he comentado antes, ¿no? El ponerte unos pendientes muy coloridos o más grandes de lo que estás acostumbrada, puede ser algo que no hagamos porque nos da miedo salir de esta zona de confort.

En el laboral 

No es fácil cuando te incorporas a un lugar de trabajo nuevo. Te tienes que adaptar a muchas cosas y aprender otras tantas. Por eso cuando ya llevamos un tiempo, nos acomodamos y no queremos volver a pasar por ahí. Pero, de esa manera, nunca podrás ir ascendiendo profesionalmente ni te darán más responsabilidades ya que todo eso supone miedos e incertidumbre.

Por ejemplo, en mi caso me daba mucho miedo dejar mi trabajo con un sueldo fijo pero en el que ya no crecía a nivel profesional para dedicarme al 100% a este proyecto. Tardé mucho más de lo que hubiese debido, y eso se debe a que no me daba miedo salir de mi zona de confort.

Beneficios de salir de la zona de confort

De este modo, si quieres tener una vida plena tienes que dar pequeños pasos para lograr tus objetivos y no quedarte estancada.

Podrás perseguir tus sueños y, marcándote diferentes metas, conseguirás aquello que te propones. Una vez hayas superado esos miedos sentirás que aquello que creías que era un dinosaurio, se convierte en una hormiguita.

Una vez que te hayas enfrentado a esos miedos, descubrirás que hay un sinfín de oportunidades esperándote. Lo más difícil es empezar. No siempre conseguimos todo lo que nos proponemos, pero, aunque no lo consigas, el camino te habrá enseñado cosas muy valiosas que te servirán para volver a intentarlo o para desviarte por otro camino.

Estoy segura que te sorprenderás al descubrirte a ti misma y a tus fortalezas, nunca te subestimes ya que habrán cosas que pensarás que no eres capaz de hacer, y las harás.

Superar estos miedos, y por tanto alcanzar tus metas, te hará sentirte realizada y muy orgullosa de ti misma. Piensa que si has podido llegar hasta ese lugar que querías, podrás llegar donde te propongas.

¿Cómo salir de la zona de confort?

Vale, lo tienes claro, sabes qué debes salir de tu zona de confort, pero… ¿por dónde empiezas? Hoy quiero compartir contigo unos consejos, que a mí me han servido, para salir pasito a pasito de nuestra zona de confort para poder seguir creciendo.

  • Ponte un día para hacerlo o para empezar ese cambio. Si te lo propones para un día en concreto será más fácil, pero tienes que comprometerte contigo misma.
  • Piensa que el miedo a salir de tu zona de confort nunca va a desaparecer, pero a cambio te brindará con muchas otras alegrías cuando sales y consigues lo que te propones.
  • Vas a tener que cambiar el chip con tus pensamiento y tus actos, de modo que, con la mentalidad adecuada, exponerte a las situaciones difíciles no será tan duro.
  • Tu mente hará todo lo posible para que te quedes en esa zona, lo que tienes que hacer es anticiparte a las excusas que te vas a poner tu misma para luchar contra ellas antes de que aparezcan.
  • Ten claro por qué quieres ese cambio. Será mucho más fácil cuando te tengas que enfrentar a esos temores si tienes la meta visualizada.

En mi canal de YouTube, hay un vídeo de un directo que hice en instagram, donde, junto con Irene Milián, hablamos sobre este tema. Cada una con su punto de vista y con sus mayores temores para salir de la zona de confort.

Parte 1: https://www.youtube.com/watch?v=pynK_7nV0po

Parte 2: https://www.youtube.com/watch?v=Gg7G_n-1kOg

Espero que te haya gustado, nos leemos a la semana que viene. Y por supuesto, si te apetece, puedes compartirme en los comentarios cuáles son o han sido esos miedos que no te permitían salir de tu zona de confort.

Un abrazo, Noelia

 

¿Quieres que te ayude?