fbpx

¿No sabes cómo afrontar todas las fiestas que se avecinan? En el post de hoy te contamos algunos trucos sobre los colores y los momentos en los que podrás disfrutar dentro de lo que se puede.

¿Navidades raras?

Si algo hemos aprendido es a vivir el momento, así que no dejes de disfrutar de los pequeños detalles. Vive el ahora y mañana ya vendrá.

Las fiestas que se avecinan van a ser muy raras, pero vamos a pasarlo lo mejor posible y adaptándonos a la situación.

Ya no solo las navidades sino cumpleaños y santos que se pueden celebrar de diferentes formas.

Por eso, hoy vamos a hablar de los pendientes de fiesta, o más bien de los pendientes de desconexión. Estamos bastante liadas en nuestro día a día y esos momentos en los que nos apetece arreglarnos un poco más y pasar un rato divertido, son los mejores de la semana.

Así que vamos a potenciar más esos momentos con unos pendientes que te hagan brillar.

Este año vamos a cambiar el chip. Olvida eso de arreglarse como si te fueras a un banquete, con tirantes. Con la calefacción del lugar y las copas de vino, el ambiente estaba calentito pero el plan de este año se prevé diferente. No creo que en casa de tu madre puedas ir igual de “fresca” ya que no es lo mismo. Aunque las copas de vino y el buen ambiente continuarán igual.

Momentos para arreglarte esta Navidad

Cuando pensamos en fiestas, nos viene a la cabeza mucha gente y música fuerte. Pero no siempre es así.

Se puede disfrutar de muchas maneras diferentes sin poner en peligro nuestra salud. Este año vamos a montárnoslo bien y disfrutar de los pequeños momentos con los mejores aliados, nuestros pendientes.

Hay muchos pequeños momentos donde disfrutamos mucho con muy poco. Es en esos cuando te sientes tu misma. Aquí te cuento algunos:

  • Preparar la comida de navidad con tu madre, contándote historias de lo que hacías cuando eras pequeña, muy típico de madres ¿verdad?
  • Ver la tele un día cualquiera con tu hijo/sobrino/primo pequeño, haciendo su lista de reyes mientras salen los anuncios.
  • Montar el árbol y la decoración de navidad con música navideña de fondo y haciendo de vez en cuando el tonto.
  • Ir por la calle viendo la decoración navideña y sonriendo porque, te das cuenta, que el espíritu de la navidad te acaba de invadir.

¿Cómo te has visualizado en estos momentos? Feliz y divina de la muerte, ¿verdad? Seguro que en ese momento tus pendientes favoritos, o los que están por llegar, te acompañaban.

Cómo elegir el color según donde vayas y como te quieras sentir

¿Sabes? En Seron apostamos por la psicología del color, pero no la típica de libro, sino cada una con su psicología del color.

El color de esto pendientes de “fiesta” te podrán aportar esa cualidad que deseas tener en ti en un momento determinado.

Puedes utilizar los pendientes Elisabeth en verde cuando quedes con tu amiga para tomaros algo y te quieras sentir cómoda, tranquila y a gusto.

Pendientes verdes de fiesta

Para asistir a una reunión un poco más grande, unos amigos de tu pareja que conoces poco, puedes apostar por el negro. Los pendientes Tú negros serán tu mejor opción. Te sentirás elegante y al mismo tiempo pasarás de puntillas para no ser el centro de atención. Aunque, por dentro, te sentirás radiante y poderosa.

pendientes negros de fiesta

¿Qué pasa con esas comidas de primos? Son momentos para pasarlo bien y divertirse. Te recomendamos los pendientes Elisabeth azul. Los pendientes se moverán a tu son y el azul te hará sentir más viva y abierta a todo lo que venga.

Pendientes azules de fiesta

Los domingos pueden ser buenos para descansar todo el día o para no parar por casa. Si la segunda opción es la que más te apetece, los pendientes Tú marrón serán tus mejores aliados. Perfectos para salir a comer tranquilamente con tu pareja, sin tener que estar pendientes del reloj y dejar que todo fluya. El marrón, en este momento, hará que te sientes bien contigo mismo y siento la gran persona que eres.

pendientes marrones de fiesta

 

Ligereza y comodidad en los pendientes

Como dice la canción, “antes muerta que sencilla”. Y si a tí te apetece ponerte ese día unos tacones de metro, ¿Quién te lo tienen que impedir? Seguro que saldrás de casa (o te quedarás en ella) con tus taconazos puestos, aunque después le tengas que quitar las zapatillas de estar por casa a tu madre porque los pies te duelen horrores.

Esto te puede pasar con los zapatos, pero nunca te ocurrirá con los pendientes Seron. Si eliges los pendientes de fiesta, que parecen más grandes, podrás llevarlos toda la noche sin darte cuenta de que cuelgan de tus orejitas. Solo te darás cuenta de que están ahí cuando os hagáis 1.000 y una fotos, (para salir todos bien en dos) porque brillarás.

Unos de nuestros valores principales es que los pendientes sean ligeros y cómodos. Ya tenemos bastantes problemas en nuestro día a día, como para añadir más cuando nos molestan los pendientes y no los llegamos con ganas.

Si quieres conocer más afondo la colección que forma parte de los pendientes que te he enseñado y hablado, échale un vistazo porque hay mucho más en el trasfondo de sus características que lo que se ve a primera vista.

¿Quieres que te ayude?