fbpx

Si eres nueva por aquí todavía no sabrás qué es una Serona, así que te lo voy a contar ese sentimiento mediante una historia.

¿Qué es una Serona?

Para que te podamos responder a esta pregunta necesitamos de tu imaginación, y lo percibirás de una manera divertida.

¡Vamos allá!

Al principio, los pendientes te van a entrar por los ojos porque te ha gustado algún modelo (como, por ejemplo, los pendientes Elisabeth). Se te grabarán en la cabeza. Un día, cuando estás pensando en qué modelito ponerte, te acordarás de ellos y pensarás < ¡si los tuviera ahora mismo me vendrían genial, iría perfecta con ellos!>

A la semana siguiente los vuelves a ver por casualidad mientras estabas pasando el rato por las redes y piensas <¡ahora no se me escapan!>

Entras en la web y ves que encima están rebajados, ¡eso es una señal, seguro!

Cuando lees la descripción de los pendientes, te sientes identificada con todas sus características, ¡te acaban de enamorar! Así que te los compras y esperas ansiosa a que te lleguen a casa.

Te vuelves a poner aquel modelito con el que te imaginaste con ellos puestos, pero ahora es una realidad. Te sientes feliz y empoderada con ellos puestos así que sales a la calle a comerte el mundo.

Pasas todo el día fuera de casa y cada vez que te ves reflejada en un coche o en un escaparate te sale una tímida sonrisa. No te acordabas que llevabas los pendientes puestos pero… que bien te ves y que bien te sientes.

Es hora de irte a casa, el toque de queda te va pisando los talones. Llegas a tu casa reventada y te sientas en el sofá <diez minutos y me levanto>. Tu cuerpo no puede más y entras en la primera fase de tu sueño profundo.

¡Vaaa levanta! Oyes una vocecita que no sabes si eres tu o otra persona. Te levantas, te pones el pijama y vas al baño a lavarte la cara y los dientes. ¡OSTRAS! Si todavía llevo los pendientes puestos y yo sin enterarme.

Al levantarte al día siguiente, ves los pendientes en la pila del baño y piensas <¡Que buena compra hice!>

Los pendientes ya forman parte de ti, de tus rituales y de tu manera de percibir la vida. Tu vas cambiando y te das cuenta que los pendientes van evolucionando contigo.

Pasamos de ser desconocidas a amigas virtuales. Te sientes una Serona de los pies a la cabeza. Estos pendientes se han convertido en una droga, pero una droga sana, que te hace sentir feliz, como cuando te comes una onza de tu chocolate favorito.

 

¿Hemos contestado a tu pregunta sobre que es ser una Serona?

Es esa sensación que has notado mientras te contaba la historia, la que podría ser tu historia.

Ser una Serona es ser independiente pero rodeada de mucha gente. Sentirte empoderada en los momentos que lo necesites, con tus complementos favoritos. Es intentar que te la repanpinfle lo que puedan pensar o decir de ti (aunque muchas veces sea difícil). Es confiar más contigo misma y creerte todas tus cualidades. Ser una Serona es prosperar, crecerse poco a poco hasta conseguir lo que quieres.

Ser una Serona no significa ser perfecta, ni mucho menos. Pero si saber lo buenos y lo no tanto que hay en ti para que lo puedas ir trabajando.

Así que, ¿te unes a esta comunidad de Seronas?

¿Quieres que te ayude?