fbpx

¿Conoces la sensación?

Sí, te hablo de esa sensación de conseguir vivir de lo que te apasiona. En mi caso, diseñar. Déjame contarte que ya desde pequeña cogía celo y cartón y me ponía a hacerles accesorios a mis muñecas. Por entonces no sabía que podía vivir de ello, claro.

Si aún no conoces esa sensación, probablemente te encuentres trabajando duro para ello, conozcas tu potencial y confíes en lograrlo en un futuro (¡mucho ánimo, vale la pena!). Puede que sepas que tienes muchas cosas que aportar al mundo, pero, a veces, aparecen esos pensamientos malos que te dicen “no puedes conseguirlo”.

Mi bisutería está diseñada para mujeres como tú, con fuerza.

Como tú, yo también soy de esas que se guían más por el corazón y por lo que me hace sentir bien. Hace un tiempo, monté un negocio de bisutería que compraba y revendía con mis amigas. No salió bien. Fue un boom para mí. En ese tiempo nos dio tiempo a diseñar algunas piezas de cosecha propia y disfruté tanto del proceso que me di cuenta de que era lo que realmente me apasionaba, que no podía vivir sin esa ilusión del día a día de crear nuevas piezas para mis clientas.

Por eso creé Seron.

Lo que quiero transmitirte con mi marca es que es bonito aceptarte tal y como eres, con tus días buenos y también los malos. ¿No te levantas con el mejor del mundo? No pasa nada. Busca en tu bisutería Seron los colores que más calma te transmitan. ¿Te levantas y ves que puedes con todo y más? Elige ese color que tanto te gusta llevar cuando te sientes radiante.

Seron es bisutería que se adapta a ti, a tu naturalidad. Quiero acompañarte desde esa humanidad y dejar de aparentar que todos los días son fiesta. Los hay, por supuesto, pero también debemos aceptar que habrá otros que no. Somos cíclicas, no podemos evitarlo. Lleva bisutería que te identifique, que potencie tus días buenos y anime en tus días regulares. Mis seronas se permiten sentir como les apetezca en cualquier momento, sin tener que dar explicaciones a nadie.

¿Quieres ser una de mis seronas? Echa un vistazo a todas las piezas que he diseñado para ti, llenas de vida, de empoderamiento femenino y de conseguir todo lo que te propongas.

Me presento, yo soy Noelia

Como ya te contaba, diseñar ha estado presente en mi vida desde que solo tenía unos años. También me gustaba mucho la bisutería. ¡Adivina! Sí, eran compatibles. Cuando probé a juntar mis dos pasiones me di cuenta de que quería vivir de ello.

Seron fue el resultdo de todo lo que tenía en mente. La marca tiene mucho de mí, como por ejemplo el nombre. Me costó decidirme, pero al final junté varias sílabas de mis apellidos “SE” y “RO” y mi inicial, creando una marca personal un poco camuflada.

Desde el principio, mi objetivo ha sido crear piezas de las que yo misma me enamoraría. Piezas únicas. Así he hecho: cada una de las piezas es sencilla pero diferente, con un toque de color pero no demasiado atrevidas. Así es Seron y así soy yo.

¿Qué es lo que hago dentro de Seron hasta que llega a ti? 

Primero, diseño la bisutería una a una. Esto lo hago con toda la pasión y amor del mundo, pues es un proceso creativo del que disfruto como cuando era pequeña. Esto es mi celo y mi cartón en la actualidad. De ahí salen las colecciones.

Luego, monto cada diseño. Esto, como te imaginarás, lo hago con buena música de fondo (o eso considero yo) y toda mi ilusión a flote. Emociones a flor de piel. ¡Por fin los diseños topan con la realidad! Es el momento más relajante del proceso: somos yo, los diseños y las piezas por montar.

 Después ya vendría el momento más emocionante para mí. ¡Enseñarte la colección! Cada una de ellas está pensada de manera diferente, aunque me gusta mucho emplear la psicología del color. Con esto no me refiero a la llena de tecnicismos y de propia psicología pura, sino a la que a ti te vaya mejor. A los colores que asocies. Los colores que influyan de manera positiva en tu estabilidad emocional.

Tú te conoces mejor que nadie y sabes qué colores potencian tu alegría y los que te acompañan en la soledad. Incluso los que te calman cuando todo parece ir mal. Ya bien sabes que hay colores en especial que pueden aportarte esa confianza en ti misma que te falta alguna mañana al mirarte al espejo.

¿Cómo te quieres sentir? ¿Qué color te imaginas llevando? Esa es la psicología del color a la que me refiero. Esos son los colores que habitan en tu cabeza y corazón, los que relacionas y potencian tus cualidades desde dentro de ti misma. ¡Puedes con todo!

¿Quieres saber algo de mí?

Siento pasión por los animales.

Mi favorito es el perro y tengo muy claro que siempre habrá uno en casa. Me encanta que mi hijo perruno me acompañe hasta en los momentos de más soledad cuando no quiero que nadie esté cerca. Pero a él sí. A él sí lo quiero.

Soy muy familiar.

Te confieso que hasta comparto telepatía con mis hermanas y mi madre. Si les llamo y comunica, es muy probable que sea porque me están llamando a mí en ese mismo momento. Es muy especial para mí. Somos una piña y no sé qué haría sin ellas.

Soy introvertida feliz.

Antes pensaba que ser introvertida era algo malo y culpaba a mi carácter cuando algo no me salía bien… hasta que me acepté tal y como soy. Sigo siendo introvertida, claro, pero una introvertida feliz consigo misma. Sé que algunas cosas no saldrán como quiero o me costarán más, pero ya no me culpo por ello.

¿Quieres potenciar todo lo bueno que hay en ti?

¿Quieres que hablemos?

¿Quieres que te ayude?